Por qué hacer ejercicio nos causa placer

Todos aquellos que estén familiarizados con la actividad física o de hecho practican ejercicio de manera regular saben que, tras esta actividad, se experimenta una sensación de felicidad que impulsa a continuar estas acciones y volver a ejercitarnos.

Existen ciertas razones por las que hacer ejercicio nos causa placer; y en su mayoría se debe a la liberación de ciertas hormonas durante el ejercicio. ¿No les sorprende, verdad? Profundicemos por qué hacer ejercicio nos causa placer.

Existen unas sustancias químicas denominadas compuestos endocanabinoides que tienen efectos analgésicos y psicoactivos muy similares a los del cannabis; lo que explicaría, en gran medida, esa euforia que sienten los deportistas; y por qué hacer ejercicio nos causa placer cada vez que lo practicamos.

El ejercicio libera endorfinas. Las endorfinas son, por decirlo de algún modo, la droga natural de la felicidad. Se componen de pequeñas partículas proteicas que sirven de neurotransmisores del placer. De modo que, si realizamos ejercicio, liberaremos gran cantidad de endorfinas y nos sentiremos más felices.

Por otro lado, nada más placentero que no sentir dolor. Precisamente, las endorfinas originan en el cerebro una impresión similar a la morfina, el opio y la heroína, pero de modo natural y sin ser un riesgo para la salud. Concretamente, son un analgésico natural que combate el dolor.

Asimismo, el ejercicio libera dopamina, que en este caso, es un neurotransmisor que maneja la recompensa cerebral y de placer. Es debido a la dopamina que se puede alcanzar sentimientos de euforia, emoción y alegría mediante el ejercicio.

Muy importante también es que al hacer ejercicio liberamos serotonina, el cual también actúa como neurotransmisor, pero se encarga de tratar con los sentimientos de serenidad y esperanza. De hecho, la depresión se vincula con niveles bajos de serotonina.

 

Cabe destacar que el ejercicio también incita la producción de hormonas sexuales. Por lo que, una persona que se ejercita con regularidad, tendrá encuentros sexuales más placenteros debido a contar con mayor agilidad y resistencia física.

Es muy importante recordar que el ejercicio no solo trae consecuencias emocionales positivas a tu estado de ánimo. Hace ejercicio aumenta nuestras defensas, lo cual nos protege contra virus y bacterias que invadan el organismo.

 

El ejercicio nos da mayor seguridad en nosotros mismos, lo cual nos invade de una sensación placentera, que es la auto-aceptación. No solamente las endorfinas son las que ocasionan que nuestro estado de ánimo mejore durante el ejercicio. El hecho de vernos mejor, más saludables y llenos de vitalidad nos proporcionará más seguridad y autoestima; y este es uno de los motivos por qué hacer ejercicio nos causa placer.

 

POR QUÉ TU DENTISTA DEBE PAGAR SU NEGLIGENCIA DENTAL Y NO TÚ    

 

La negligencia o mala praxis dental, surge cuando luego de que el paciente ha sido sometido a tratamiento dental por parte del profesional en el área, este sufre daños, ya sean en el momento o posteriores al tratamiento tal como comentan los abogados para pacientes de dentistas en Justicia Dental

Cada vez son más las personas afectadas, por este tipo de daños. Por ejemplo en España la afectación alcanza un 30%. Las negligencias que se cometen en la mayoría de los casos, son de tipo clínico, como: implantes, ortodoncia, prótesis, endodoncia, cirugía entre muchos otros. Además de los daños físicos que pueden generar también causan daños psicológicos y económicos.

Negligencia dental

Una vez que ocurre este tipo de acción, lo correcto sería que el odontólogo causante asuma su responsabilidad, ya que él es el principal causante del daño, no solo debe asumir y aceptar el daño que causó, sino buscar la manera de repararlo. Cuando un paciente resulta afectado por una mala praxis dental, el primer paso consiste en acudir a realizar la denuncia, luego que esta es recibida, se inicia el proceso en el que el paciente debe ser evaluado por un perito, el cual es capaz de evaluar si se trata de una negligencia del odontólogo o del paciente.

Justicia Dental en un conjunto de abogados y dentistas que te ayudarán a resolver estos conflictos. Cuando se trata de una negligencia por parte del paciente, no hay nada que hacer. Sin embargo, si se trata del odontólogo, este debe ser obligado a indemnizar al paciente, así como a reparar el daño que causó siempre y cuando sea posible. El paciente en este caso no debe asumir los gastos que ocasione ninguna de las reparaciones posteriores a la negligencia, ya que él no tiene culpa alguna de los daños causados. Este tipo de mala praxis, en los últimos años han ocurrido mucho en las franquicias dedicadas a la odontología.

Pero este grupo logra hacer del proceso más sencillo, pensando en el paciente. Dependiendo del caso, si los resultados son positivos, los profesionales cobrarán sus honorarios. En el caso de que todo haya sido negativo, el servicio será de manera gratuita.