Cerraduras electromagnéticas

Entre los tipos de cerraduras que pueden mencionarse como medio de seguridad en un sistema de defensa pueden llegar fácilmente a éste tipo de clasificación.

Fuera de lo general que se dice, las cerraduras son elementos indispensables de seguridad, la cerradura presenta en la actualidad un gran número de variantes, cada una asociada a distintas tecnologías puesto a que la cerradura electromagnética, se llega a utilizar como medio de apertura en lugares donde la entrada debe ser limitada o de control de acceso.

Uno de los ejemplos que se debe tener es en una empresa, donde en la recepción, ante el sonido del timbre y contesta; si la persona que se encuentra en la entrada puede recibir autorización para ingresar éste dispositivo se activara permitiéndole el paso.

El funcionamiento como tal de la cerradura electromagnética cuenta con dos principales piezas, por un lado electroimán, y por el otro lado una lámina metálica llamada pieza móvil o pieza polar. El electroimán se coloca en el marco de la puerta, trabaja como imán en la medida que circule corriente por su bobina y cierra la puerta; al dejar de recibir corriente eléctrica permite la apertura de la misma puerta. En la mayoría de estas cerraduras electromagnéticas son del tipo “Fail Safe” lo que lleva al significado que se mantiene cerrada solo mientras exista corriente eléctrica a diferencia de los otros tipos de cerraduras eléctricas que funcionan del modo “Fail Secure” las cuales funcionan de modo contrario cuando no hay electricidad éstas se mantienen cerradas.

Por lo que las cerraduras electromagnéticas se recomiendan y se toman a consideración es para ser usadas en puertas internas que no requieran grandes niveles de seguridad aunque siempre se recomienda que los sistemas de control de acceso que se va a utilizar tenga una fuente de energía de respaldo como un UPS o baterías.